mejor retener que reclutar.

En momentos de incertidumbre como los que vivimos, tu empresa que viene haciendo todos los deberes, que ya invirtió en su equipo de Recursos Humanos, en proyectos de employer branding e incluso en tecnología de reclutamiento, muchas veces, no logra encontrar los nuevos talentos que necesita para sostener su posición en el mercado o crecer. La escasez de talentos es un fenómeno insoslayable del mercado laboral, que impacta en la performance de tu empresa, dejando puestos sin cubrir durante largos períodos de tiempo, lo que tiene un impacto muy negativo en el resto del equipo de colaboradores y en general en la gestión del negocio.

En este contexto de complejidad, la estrategia ideal para contar con el talento necesario para potenciar el crecimiento de tu empresa, es retener a tus actuales colaboradores. Es decir, mejor retener que reclutar, lo que es casi lo mismo que decir, mejor prevenir que curar.

El desempleo cae en casi todo el mundo y afortunadamente Uruguay no es ajeno a esta tendencia aún en plena pandemia. En los Estados Unidos, Europa y la región asiática, el desempleo está cayendo. Esto es una mala noticia para quienes deben reclutar nuevos talentos. Los competidores están buscando empleados habilidosos, incluyendo a los que forman parte de tu propia empresa. Por eso es más importante que nunca trabajar en la retención de tu fuerza de trabajo, que terminará siendo un ahorro de costos y tiempo. 

Una de las claves centrales es el engagement. El mismo esfuerzo que hay que poner en la construcción de una marca empleadora atractiva que funcione como imán, hay que ponerlo en generar las estrategias de engagement para retener a tus empleados. Para el diseño de una estrategia de retención de talento, lo primero que deberás hacer es enfatizar en los diferenciales de tu empresa y en la relevancia de tu Propuesta de Valor al Empleado (PVE), además de la solidez de una cultura que sea realmente valorada por los colaboradores.  Otro aspecto relevante en la retención, es asegurar que el individuo sienta el peso de su contribución, de su papel, de la relevancia de su rol, de no sentirse un nombre más en la plantilla. Este aspecto que parece básico, es fundamental en la generación del engagement que te permitirá retener a ese empleado.

La otra clave es siempre evaluar los riesgos de perder a determinados talentos. Ya seas director, gerente o supervisor, resulta fundamental conocer a tu fuerza de trabajo para saber de antemano quién tiene más posibilidades de abandonarte. Por ello, es fundamental identificar a esos colaboradores que están en riesgo y aplicar estrategias de retención bien personalizadas y específicas, por ejemplo apelando a sus necesidades de carrera, a su identidad. La gestión de recursos humanos es fundamentalmente la gestión de las personas. Para minimizar el impacto de pérdida del talento e identificar a los colaboradores que pudieran estar en riesgo, tu empresa deberá apelar a un conjunto de herramientas como las de gestión de performance y las encuestas de clima. Dichas herramientas, bien implementadas, deberían ayudarte a poner el foco sobre las necesidades e inquietudes de tus mejores colaboradores y a actuar en consecuencia en políticas de retención. Para ello, tu empresa puede utilizar desde plataformas de desarrollo y capacitación para el desarrollo de carrera, hasta moldear tu PVE, para que se ajusten a las nuevas necesidades que tus colaboradores presentan en relación a sus proyectos personales y familiares. Asegurate que estás dándole un horizonte posible para que sus ambiciones y expectativas personales se cristalicen en un tiempo prudencial dentro de tu organización.

Conocer el mercado es otro aspecto clave para determinar si tu planificación salarial está basada en información actualizada. Es fundamental que tu empresa siga siendo competitiva y atractiva para el talento en todo momento, ya que la dinámica del mercado es grande. En este sentido, tu empresa debe establecer pagos competitivos para las posiciones críticas. Los competidores podrían sacar ventajas importantes si tu empresa no es capaz de disponer de la información de mercado que te permita mantener una planificación salarial actualizada y adecuada.

Hoy, más que nunca, para retener el talento en tu empresa debes enfatizar los beneficios intangibles.  El talento no se retiene solo con dinero, sino que un buen paquete de beneficios, más vinculados a la cultura de la organización y su entorno, puede ofrecer razones poderosas para que tus empleados se queden en la empresa. Hay que pensar y actuar creativamente para diseñar diferentes propuestas de beneficios que te ayuden a atraer y retener colaboradores con intereses y expectativas diversas. El precio de mantenimiento de los beneficios seguramente será significativamente menor al costo de reclutamiento, inducción y entrenamiento de nuevos colaboradores.  

En el desarrollo y retención de talento, siempre lo mejor es mirar para adentro primero. Tu empresa ya desarrolló un equipo de trabajo que se conoce, que domina tus productos y procesos y que lleva adelante sus tareas con ciertos niveles de eficiencia. En un momento como el de hoy, en el que el talento es poco y se demanda globalmente, un equipo fiel y comprometido puede mejorar muchísimo la capacidad de tu empresa para ser más competitiva, evitando los enormes costos ocultos de la rotación.


< volver a la página anterior