15 consejos para una entrevista de trabajo exitosa por videollamada.

En medio de la pandemia y del aislamiento preventivo, probablemente ya te hayas acostumbrado a los aspectos básicos de una videollamada. A pesar de eso, y teniendo en cuenta que gran parte de las empresas y consultoras de recursos humanos están implementando el formato de video-entrevista para los procesos de búsqueda y selección, resulta fundamental que tengan en cuenta algunos detalles si estás en búsqueda activa de trabajo: 


Preparate como para una entrevista normal

Buscá información sobre la empresa, prepará respuestas para las preguntas comunes de una entrevista de trabajo, armá una lista de las preguntas que tengas sobre la compañía, las tareas y el puesto para el cual te estás postulando. Mostrate auténtico y natural. 


Preparate “ayuda-memorias”

Aprovechá que este formato te permite tener cerca algunas notas con ideas, conceptos o respuestas a algunas preguntas comunes, pero intentá consultarlas poco ya que podés correr el riesgo de parecer distraído.


Probá la tecnología

Adelantate a problemas técnicos que puedan surgir haciendo una prueba con alguien. Usá la misma plataforma, hardware y conexión a internet con la que realizarás la entrevista. Corroborá la imagen y el sonido, tanto para hablar como para escuchar. Acostumbrate a la herramienta y chequeá cómo activar y desactivar el micrófono, para el caso de que lo necesites. Optá por un fondo neutro, ordeado y con buena luz, en lo posible, natural.


Ensayá para sentirte cómodo

Si no estás familiarizado con las videollamadas, probablemente no te sientas cómodo y eso influya en el resultado de la entrevista. Para eso, lo más recomendable es que practiques con entrevistas simuladas con algún amigo para ir acostumbrándote a esa situación. En lo posible, grabá las pruebas y luego reveelas para encontrar los puntos que podrías mejorar.


Mostrate bien

Elegí un encuadre donde se vea bien tu cabeza, tus hombros y la parte superior de tu torso. Intentá no verte ni muy cerca, ni tan lejos como para alejarte del micrófono. Optá por un ángulo en el que puedas “ver de frente” al entrevistador para conseguir un mejor contacto visual. Prestá atención a los detalles que pueden verse en el fondo.


Reducí al mínimo las interrupciones

Hacé todo lo posible para evitar interrupciones durante la entrevista. Si podés, aislate, cerrá la puerta y dale aviso a los que viven con vos que vas a necesitar privacidad.


En caso de que suceda algo inesperado, tomalo con calma. Si, por ejemplo, tenés un perro que pueda llegar a ladrar, podés hacer mención de eso y lograr de esa forma un clima más relajado. Se trata de ser profesional y no de simular que no estás en tu casa.


Vestite para la ocasión

Conservá la misma formalidad que tendrías en una entrevista presencial, así transmitirás seriedad y compromiso. Además, garantizá que la ropa que uses se vea bien en cámara. Intentá no utilizar estampados con mucha trama. Elegí lisos o estampados sutiles y con un buen contraste entre cada prenda.


Llegá temprano

Cerrá todas las ventanas de tu computadora y pestañas adicionales, y poné en silencio tu celular. Abrí la plataforma donde vas a tener la videollamada y estate listo unos minutos antes de que comience la entrevista. Varios programas te permiten chequear el encuadre. Después de hacer esto, relajate y esperá a que empiece. Mientras esperás, podés hacer ejercicios de respiración que sepas y te resulten útiles.


Sentate bien

Al estar en tu casa, es natural estar un poco más relajado. Igualmente, evitá los sillones y escogé un espacio en donde puedas sentarte derecho y mantener una postura erguida. Esto te ayudará a dar una buena imagen y mostrar tu profesionalismo y energía.


Reconocé que no es lo mismo

Está bien hacer mención de que una entrevista por videollamada no es igual que una personal. Asumir que estás frente a una situación distinta y poco habitual, puede ayudar a tranquilizarte. Por otro lado, no dudes en mencionar si algo no funciona bien, si no escuchás correctamente o no ves bien al entrevistador. Esto va a demostrar que estás dispuesto a hablar y ser directo sobre los problemas. 


Empezá con un “saludo digital” 

En las entrevistas presenciales existe un momento en el que la entrevista comenzó, pero no. Es la instancia del saludo, de la entrada a la sala y de acomodarte en el lugar. En un encuentro virtual podés saludar, mirar a la cámara, hacer algún gesto amable con la cabeza como diciendo “sí”, y sumar una sonrisa que siempre agrega calidez. 


Entendé que una entrevista es, a fin de cuentas, una conversación

Esta es la clave para cualquier entrevista, y más aún si se trata de una conversación por videollamada. Concentrate en ser agradable, auténtico, natural, siempre cuidando verte profesional. No te quedes en sólo responder a las preguntas. Sentite libre de agregar un comentario o de expresar tus dudas.


Estate atento a lo que decís

En las videollamadas generalmente las personas tienden a focalizarse más en cómo se ve y no le da tanta importancia a la forma de hablar. Para eso, te recomendamos que analices tu ensayo y te fijes si hablás muy rápido, si hacés demasiadas pausas, si el tono de voz es el correcto, si se te escucha bien y se entiende lo que decís. Y, sobre todo, mostrate natural.


Escuchá con atención y dale tiempo a la otra persona para hablar

Este tip es muy bueno para la vida en general, pero en una videollamada, resulta fundamental. Además, en este tipo de encuentros no resulta evidente el momento en el que la otra persona terminó de hablar o si, simplemente, está haciendo una pausa. Por eso, una vez que te asegures que el entrevistador ha terminado de hablar, tomate unos segundos antes de responder y asegurate de dejar en claro cuando tu respuesta o idea ha finalizado.


Expresá interés

La comunicación no verbal es fundamental en cualquier tipo de conversación. Pero cuando nos referimos a una entrevista por videollamada, muchas de las formas a través de las cuales damos señales no verbales (contacto visual, lenguaje corporal y murmullos de acuerdo) se pierden, desaparecen. Para esto, podés utilizar tus expresiones faciales para demostrarle al entrevistador que lo estás escuchando: asentí con la cabeza, sonreí y da señales que indiquen que estás completamente conectado con la conversación.


Esperamos que estos consejos te ayuden a llegar mejor preparado a tu próxima videoentrevista.

< volver a la página anterior